El buen servicio es otro producto que no se le cobra al cliente porque él se lo merece.